22 de agosto de 2012

Agosto infinito.

Está semana está suckeando. Me vino y me siento fatal. Hay veces que el dolor físico predomina sobre el emocional. Hay veces que se da al revés. Esta vez los dos congeniaron para hacerme la vida imposible.

Estoy insoportable. No me tolero. No soy yo, sin ganas de hacer nada, desahuciada, rendida. Sin mis ganas de pelearle a esta vida. Ayer y hoy falté a clases y no quiero saber nada con ir en lo que queda de esta semana. Es como que el mega fin de semana largo se apoderó de mi espíritu, prolongando este sin sabor de días que no tienen ningún significado, en absoluto. Días grices, días sin contenido ni importancia.

#todomechupaunhuevo. En este momento tendría que estar rindiendo un recuperatorio de una materia que me encuentro recursándola por 3ra vez. Y no me importa, el limbo en mi cabeza me impide asociar eso con sus consecuencias: que capaz no me dejen rendir el recuperatorio y sea mas difícil levantar mis notas. Que aunque estoy llamando al Instituto desde hoy para avisar a las amables preceptoras que no quiero puedo ir a rendir, sólo recibo un tono de ocupado. Todos están ocupados para mi.

Hay un anime (sí, los dibus chinos dibujos animados japoneses) que se llama Suzumiya Haruhi no Yuutsu, que solía mirar. Obviando la trama y el contenido (cosas que no vienen al caso), había una saga en particular, que duró bastantes capítulos. Resulta que los protagonistas (grupo de "adolescentes" en el colegio) estaban de vacaciones de verano. La protagonista (una capa, porque todo lo que quería se le cumplía aunque medio naba para no darse cuenta que lo tenía adelante) estaba recontra disfrutando las vacaciones, pero se puso triste al darse cuenta que, indefectiblemente, estas terminarían (cómo todo lo bueno...). Fue así que, inconcientemente, comenzó a prolongar las vacaciones, repitiendo el mismo ciclo una y mil veces más. Hasta que uno de los chabones terminó dándose cuenta que estaban repitiendo el mismo período de tiempo por la vez 15.568 (no recuerdo el número exacto) y se pusieron manos a la obra para ver como volvían al estado natural de tiempo correspondiente. A esta saga se la conoció como "Agosto Infinito".

Bueno, así me siento yo. Atrapada en mi Agosto infinito.

Es inevitable, el sindrome de fin de semana largo de terror, de vacaciones nulas, se prolongó en mi. Esos fines de semana cuando sólo vivís el viernes, y el resto de los días se transforman en domingos eternos. Me encuentro reiterando un ciclo de domingos infinitos, repitiéndose. Frente a la PC, fumando sin parar, procrastinando hasta morir. 

Yo se que este estado mio es una excusa. Puedo estar mejor, pero no quiero, o no tengo fuerzas para pretender que me importa. Estoy en status de on/off absoluto y no puedo esperar a que este estado pelotudo abandone mi ser de una buena vez. Lo peor es que si depende de mi, nosé exactamente cuando pase eso.

Días de mierda, en verdad.




2 comentarios:

Nomi ☂ dijo...

Estamos igual chamiga... :( ..cada palabra parece sacada de mí... también falte una semana completa a clases XD y eso que debería de preocuparme por el p*to cambio de plan de estudio y la madreencoche, la verdad que todavía no me vienen las ganas de pelearla en nada...

Periférica dijo...

¿Viste cuando sentís que está bien ser un poco egoísta? Al menos una vez en el año.

Bueno, así.